Parto Humanizado

Parto en Agua. Avalado por el Waterbirth International

El parto biológico es un proceso mediante el cual el feto, la placenta y las membranas dejan el útero, cruzan por el canal del parto y salen al exterior. El parto humanizado es libertad de movimiento, libertad de pensamiento. Es observar el nacimiento de las familias de una manera pausada y tranquila.

El mayor obstáculo para lograr el nacimiento natural es una amplia y casi cultural incapacidad de entender la psicología del alumbramiento. Tenemos que redescubrir las necesidades básicas de la mujer en trabajo de parto, ella debe sentirse segura en el momento de dar a luz con; privacidad tranquilidad y poca luz, etc. Generando un medio ambiente donde las futuras mamas se sientan en confianza y en plenitud sexual.

En Salud Primal ofrecemos la opción de lograr juntos un parto suave sin prisas. Las parejas deben ser libres de actuar como crean conveniente en el momento del nacimiento y los médicos actuar con sentido común y apego a las leyes de la naturaleza. El objetivo es permanecer expectante, en un rincón y vigilar que el parto progrese con normalidad enfocando la atención en atender y respetar la necesidad de la mujer que está generando vida así como del nacimiento de una nueva familia.

Ofrecemos un trato humano apegándonos a las leyes de la naturaleza, logrando un parto suave, que favorezca la percepción que durará tatuada en la vida de la mujer y su familia.

La mujer que se encuentra “sana” mentalmente, no está excluida de las diversas ansiedades y de un cúmulo importante de temores que aparecerán durante el período de gestación. Como médico Ginecoobstetra considero prioritario en la atención del nacimiento empoderar a la mujer y favorecer la vía vaginal. Ser paciente con los tiempos del trabajo de parto, evitando intervenciones innecesarias.