Parto en Agua

Avalado por el Waterbirth International

Más allá de una opción más para dar a luz, el parto en agua forma parte de la filosofía de no intervencionismo. Esta respetuosa opción para nacimientos ha sido adoptada por países como: Australia, Austria, Alemania, Bélgica, España, Noruega, Suiza, Suecia, Holanda, Inglaterra, Israel, Canadá, Brasil, Argentina, Chile, Colombia, México y Ecuador entre otros.

Beneficios del parto en agua:

  • La mujer encuentra alivio durante las contracciones con el agua.
  • En el agua se libera la fuerza de gravedad.
  • En el agua el cuerpo esta menos propenso a emitir hormonas relacionadas con la tensión y así se facilita la liberación de oxitocina.
  • El agua disminuye la tensión arterial.
  • Efecto analgésico.
  • EL agua  proporciona mayor elasticidad a los tejidos del periné y menos necesidad de episiotomía y desgarros.
  • Si el parto es suave y fácil para la mama, también lo será para el bebé.

Cuando una mujer en trabajo de parto tiene “comodidades” (agua) estas  favorecen   la capacidad de un parto enfocado hacia el interior dando suavidad al proceso de nacimiento.

La postura para el nacimiento en el agua es la que la mujer decida.

Se recomienda entrar al agua en cuanto tengamos un trabajo de parto activo (mayor de 5 cm de dilatación)  ya que entrar en etapas mas tempranas del trabajo de parto pudiera retrasar el progreso, pero esto es también una decisión de la mamá.